martes, 16 de mayo de 2017

Capítulo 11: Primera experiencia swinger Episodio 3 de 3

Y ahí estaba yo, tumbada desnuda sólo con mis medias y mis zapatos ante Baco y Adán que no paraban de fotografiar mi cuerpo. Durante unos instantes me hicieron varias fotos tumbada en la manta que habíamos llevado para la ocasión.



Ellos me proponían hacer algunas posturas y yo decidía hacer otras más provocativas para ellos. Me sentía a estas alturas muy excitada y la verdad es que ya no sentía vergüenza por exhibir mi cuerpo desnudo ante Baco, es más, me excitaba mostrarme y sentirme deseada.



Estaba claro, que no estábamos solos en el paraje, pues no dejaban de oirse en la lejanía voces de gente y coches pasando. Creo que esto hizo sentirse algo nervioso a Adán, que aún así y todo decidió acercarse a mi, para hacer estremecer mi cuerpo con su boca y su lengua.




Ya era hora de que mi cuerpo recibiera placer, estaba muy húmeda y excitada. Sentía la lengua de Adán recorrer mi cuerpo y detenerse especialmente en mi sexo donde sus labios, jugueteaban con los míos y hacían que se me escapara un tímido gemido de placer.

A continuación Adán invitó a Baco a reunirse conmigo, el decidió ser espectador y fotografiar nuestro momento. Estaba muy muy excitada, preparada para todo, aunque era consciente de la situación lo que me hacía ir despacio y paso a paso. Mi contacto con Baco, fue en todo momento respetuosa y tanto él como yo nos pedimos permiso en todo momento antes de dar un paso. Adán y yo anteriormente habíamos hablado de nuestros límites y se los habíamos transmitido a Baco, que en todo momento era sabedor de ellos.

Entonces Baco se acercó a mi, se arrodilló y yo hice que se tumbara boca arriba. Pude apreciar su miembro, estaba excitado, eso me puso como una moto y empecé a besarlo por todo su cuerpo.


Fui acariciando y besando su pecho, recorriendo su cuerpo con besos y lametones, mientras subía hacía su boca, mis pechos acariciaban su miembro. Seguí subiendo hacia su boca, quedando nuestros sexos a la misma altura. Podía sentir el calor de su cuerpo y el palpitar del mío.



En ese momento mientras nos besábamos, el me masturbaba con su mano. Mi excitación que era máxima y la respiración agitada, hicieron que se me escapara algún que otro gemido de placer. Entonces decidí bajar de nuevo por el cuerpo de Baco y detenerme en su miembro de nuevo para darle placer, ya sabéis que es una de mis debilidades.

En esta ocasión Adán decidió también unirse a la fiesta, y mientras yo daba placer a Baco, Adán me masturbaba por detrás, acariciando todas mis partes más sensibles. Baco correspondía con continuas caricias en mi cuerpo.



Empezamos a oir cada vez más cerca, voces de varias personas que venían con caballos. Eran voces de adultos y también de algún que otro niño. Cada vez las voces estaban más cerca de nuestra posición, aunque no eramos capaz de divisarlos. Para entonces nos habíamos vuelto a poner todos algo nerviosos en especial Adán. Decidimos no arriesgarnos y dar por finalizado nuestro encuentro.

Nos apresuramos a vestirnos y recoger todo lo que teníamos por allí. Yo me vestí de nuevo y con las prisas no me puse el tanga, sólo la falda y camisetas.

Una vez que ya pasó el peligro, estuvimos un rato hablando los tres al lado de los coches, comentando el encuentro. Todos coincidimos que nos habíamos quedado de ganas de más, y que habría que repetirlo pero esta vez en un lugar más tranquilo como un hotel.

Ya cuando nos íbamos a despedir, Baco me dijo si no se me olvidaba algo. Yo que estaba un poco abrumada aún con lo que había ocurrido en el encuentro no sabía a que se refería. Me dijo que si no se me olvidaba el tanga. Jajaja, yo ni me acordaba que no tenía tanga, la verdad es que seguía excitada, entonces sacó él el tanga que lo tenía escondido. Me dijo de broma que no me lo daba, y yo le dije que no había problema, que me iba sin tanga jejeje. Finalmente me lo dio y me lo puse.

Luego en casa pensando, me dí cuenta que quizás le debería haber ofrecido el tanga de recuerdo jejeje, seguro que le hubiera gustado.


Muchas gracias Baco por tu respetuoso comportamiento, me has hecho sentir muy cómoda a pesar de la vergüenza inicial. Esperamos Adán y yo volver a repetir para acabar lo que iniciamos, en un lugar más tranquilo y mientras cuadramos el día, quizás otra sesión de fotos....

Besos húmedos

Eva Privateva











6 comentarios:

  1. !Muy morbosa historia pareja! enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Queen, es un primer paso. Espero aprender mucho de chicas como tu. Un beso

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, me alegro mucho que te guste. Un beso

      Eliminar
  3. Quien pudiera pasar un dia de campo tan esplendido,sobre todo con vosotros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, no te creas que mis días de campo son siempre iguales. Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...